Jugadores de polo de leyenda; Argentina bate récords

Argentina es una verdadera cantera de talentos para el polo. Ningún país en el mundo tuvo tanto éxito y tantos récords.

Jugador de polo y su caballo
																															

Desde 1913, sólo 40 jugadores tuvieron hándicap 10, el más alto nivel. Actualmente, son 10, todos argentinos. Otros 16 jugadores tienen hándicap 9, todos ellos también argentinos. Los argentinos lograron ganar con el polo su primera medalla de oro en los juegos olímpicos de 1924 en París.
El “partido del siglo” se organizó en 1975 en el campo de polo de Palermo, para festejar los 100 años de este deporte en Argentina: los dos equipos, El Trébol y Venado Tuerto, tenían cada uno el máximo de 40 de hándicap.

Equipo haciendo polo
																  															  

El Abierto de Argentina o Abierto de Palermo, que se disputa desde 1893, es considerado como el torneo más importante del mundo, es el título más codiciado y por ende, el más difícil. Tiene lugar durante cuatro fines de semana entre noviembre-diciembre ante miles de espectadores, en un ambiente eléctrico y glamoroso, en el campo de polo de Buenos Aires. Los equipos acumulan hándicaps de al menos 28.

El Abierto de Palermo es el último de la Triple Corona, luego de los Abiertos de Tortugas y de Hurlingham, donde es raro ver equipos con menos de 33 de hándicap. A título de comparación, el campeonato del mundo, organizado cada tres años, está reservado a los equipos de menos de 14, para ser competitivo.

Partido oficial de polo
																															

Buenos Aires y sus alrededores cuentan con unos cien clubes de polo: Pilar, Cañuelas y Lobos son las capitales de este deporte. Se puede asistir a partidos de alto nivel todos los fines de semana de septiembre a abril.
Fuera de temporada en el hemisferio Sur, los polistas son contratados por decenas y hasta cientos de miles de dólares, por millonarios que desean compartir un partido con estos ases o aprovechar sus consejos.

																  															  

Argentina produjo dinastías de jugadores. La familia Heguy por ejemplo, que va por la tercera generación de polistas, y de los cuales hay nueve con 10 de hándicap desde la llegada desde el País Vasco francés del abuelo en 1873, casi el año de nacimiento del polo en Argentina. La familia Heguy alinea todos los récords, como los de Alberto, el jugador que más veces participó del Abierto de Argentina: ¡28 veces!

También formó parte del primer equipo en la historia con 40 de hándicap, con su hermano Horacio y los Harriott, otra familia mítica. A Juan Carlos Harriott a menudo se lo considera el mejor jugador de polo de la historia, con 10 de hándicap en 1961 y durante veinte años. Otro récord más reciente, el de Adolfo Cambiaso, que a los 19 años era el jugador más joven con 10 de hándicap y el mismo año, el ganador más joven de la historia de Palermo. También hay que citar a los Pieres, los Merlos, los Novillo Astrada, mientras la gloriosa historia del polo argentino aún no termina de escribirse.