Circuito San Antonio de Areco y Luján, Buenos Aires

Circuito San Antonio de Areco y Luján, Buenos Aires

A pocos kilómetros de la capital, tendrán la oportunidad de descubrir el alma argentina, recorriendo dos sitios ineludibles de la provincia de Buenos Aires.

San Antonio de Areco, en primer lugar, es una invitación a conocer la cultura de los gauchos, estos legendarios cowboys de América del Sur, en el pueblo que es considerado como el santuario de ellos… Poseedor de una rica historia que data de más de tres siglos, San Antonio de Areco, es digno de interés en diversos aspectos. Descubrir este pueblo permite revivir la historia del campo argentino a través de sus habitantes y artesanos, museos o pulperías, y también a través de la vida de las estancias.

La segunda etapa del día los llevará a Luján, otro lugar principal para aquéllos que quieran conocer la historia de este país. El centro de peregrinación más importante del país, cada año convoca a varios millones de personas. Es imposible hablar de la ciudad y no evocar su impresionante basílica neo-gótica, o su inmenso museo que expone los acontecimientos de la historia nacional. Una parada cultural e histórica ineludible.

San Antonio de Areco, capital de la cultura gauchesca

Salida de un día completo. Al alejarse de Buenos Aires, se dejarán atrás los edificios para dar lugar a las grandes extensiones llanas y verdes. Abandonarán el mundo urbano de la capital y al cabo de una hora de trayecto, llegarán al pueblo San Antonio de Areco.

Un poco de historia

La historia de este pueblo comenzó con las invasiones indígenas en la región, entre 1710 y 1714, cuando se instalaron los primeros pobladores para defenderse de éstas. Las familias instaladas sobrevivieron y en muestra de agradecimiento, erigieron un oratorio en honor a San Antonio de Padua. Este oratorio luego se transformó en capilla, y luego, en 1731 en iglesia parroquial creando así el pueblo de manera oficial.

Visita al pueblo

Este edificio fundador de San Antonio hoy domina la plaza mayor, el punto de partida de su visita. Atravesarán esta magnífica plaza a la que dan sombra gigantescos árboles, y entrarán en el museo nacional y taller abierto de la platería criolla, la artesanía en plata que también marcó el prestigio del pueblo. Continuarán el recorrido por las tiendas de artesanías, luego podrán deambular por las callejuelas coloniales típicas del siglo XIX, cuya historia será contada por su guía. También podrán dar una vuelta por la iglesia San Patricio, construida en 1902 y muestra de la influencia de la comunidad irlandesa local desde la ola de inmigración de principios del siglo XIX. Continuarán su camino y harán un alto en el Centro Cultural Ex – Usina, antigua usina de producción de electricidad, creada en 1901 y transformada en espacio cultural. Las exposiciones permanentes de cultura gauchesca se codean con las más recientes exposiciones temporales.

San Antonio de Areco

Parque San Martín, museo gauchesco y pulpería

Al salir del centro del pueblo, llegarán al Parque San Martín. Cruzarán por el Puente Viejo que franquea el río Areco, y llegarán al famoso parque Criollo y al Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes. Este autor que vivió en San Antonio, se hizo famoso por su obra Don Segundo Sombra, publicada en 1926 y por la que recibió el premio nacional de literatura. Este libro es una novela de aprendizaje, el de un joven que se hace gaucho descubriendo los valores y la cultura del campo. Si existió realmente el protagonista y pudo vivir en San Antonio, su historia fue en gran parte novelada. Sin embargo, ésta es todavía una obra primordial de la cultura gauchesca. Paseando por el parque se encontrarán con el Museo Gauchesco, reproducción de una estancia del siglo XVIII; y con la pulpería La Blanqueada. Las pulperías, que todavía existen en los pueblos, tuvieron un papel importante en la vida del campo argentino. Éstas, en las zonas rurales de la provincia, servían a la vez de tienda de comestibles y de café, y también de lugar de encuentro de los gauchos. La Blanqueada quedó inmortalizada por ser uno de los lugares donde transcurre una de las escenas de Don Segundo Sombra. Fue declarada monumento histórico nacional en 1999, junto a otros lugares significativos de San Antonio que podrán visitar, como el Parque Criollo y su museo, la iglesia parroquial, el edificio de la municipalidad o el barrio de la estancia La Porteña.

Día de la tradición

San Antonio de Areco, santuario gaucho, se transforma en su capital nacional durante el Día de la Tradición. Desde 1939, el pueblo convoca en el mes de noviembre a cientos de gauchos para compartir los mismos ritos inmutables. Luego del desfile, los gauchos y sus yeguadas se vuelven a reunir para la doma y la destreza que demostrarán con sus caballos. Un gran momento para todo viajero ya que sin duda alguna, allí se encuentra el alma de la Argentina.

El almuerzo

Esta visita termina con un tradicional asado argentino en la estancia El Ombú. Construida en 1880, esta increíble estancia hoy cría bovinos en 300 hectáreas, y dispone de 28 caballos. Antes de retomar la ruta, podrán disfrutar de las 4 hectáreas de su parque.

Luján, insigne sitio histórico y religioso

La basílica de Luján

Mucho antes de llegar a Luján, divisarán la basílica neogótica, que emerge de la pampa llana para culminar a 106 m de altura. Al llegar al centro de la ciudad se irán acercando a ésta y se confirmará entonces su carácter monumental. Los peldaños de mármol blanco de la entrada, las puertas de bronce o las agujas de cobre que dominan la obra, captarán inmediatamente su atención. El guía relatará la historia de la basílica y los ayudará a reconocer las distintas obras que la misma posee. Construida entre 1889 y 1937 por el arquitecto francés Ulderico Courtois, desde entonces se transformó en el símbolo de Luján.

Un poco de historia

La historia de la ciudad comenzó a partir del siglo XVI. Si bien existe oficialmente desde 1755 junto a la creación del Cabildo, fue el siglo pasado el que hizo de Luján lo que es hoy en día. En efecto, la leyenda cuenta que en 1630 un convoy que trasladaba estatuas religiosas se detuvo cerca del Río Luján y no pudo volver a partir al día siguiente. Se dedujo de esto que la estatuilla que se transportaba de terracota de la Virgen María, deseaba permanecer en el lugar. Se hizo famosa rápidamente, y desde entonces es importante objeto de culto. En 1930, Nuestra Señora de Luján fue declarada Santa Patrona de Argentina, Paraguay y Uruguay, y el templo se transformó en basílica.

Casa del Virrey

Luján, lugar de peregrinación

Luján, cada año atrae a millones de pelegrinos y con el correr de los años, se volvió el insigne sitio argentino del catolicismo, y uno de los más importantes de América del Sur. Existen dos momentos especialmente importantes en el año: en primer lugar, el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, que da motivo a una peregrinación sorprendente; y luego en octubre, cuando miles de argentinos y extranjeros también, salen desde Buenos Aires para recorrer a pie los casi 70 km de distancia para reunirse junto a la Virgen de Luján.

La visita a la ciudad

Tomarán su tiempo para recorrer la basílica, luego volverán a salir a la plaza Belgrano, centro histórico de la ciudad. Primero fue llamada Plaza Real, ya que la calle que desemboca en ésta en otro tiempo era el camino real que venía desde Perú. No lejos de allí, encontrarán el complejo museográfico Enrique Udaondo. Situado en los magníficos edificios coloniales del antiguo cabildo, este museo cuenta con no menos de 63 salas de exposición y 30.000 objetos que evocan la historia argentina, desde la prehistoria hasta los años 30.

Continuarán su recorrido por el Parque Ameghino, ubicado detrás del museo. Creado por el paisajista francés Carlos Thays, conocido particularmente por haber realizado los parques más bonitos de Buenos Aires, este espacio verde cerca del río se presta perfectamente para un momento de descanso. Continuarán deambulando por las calles de Luján, luego regresarán a Buenos Aires enriquecidos por haber podido acercarse, en un día, al corazón de la cultura argentina.

Informaciones prácticas

Horarios y distancias: salida a las 9 h de Buenos Aires. San Antonio de Areco se encuentra a 133 km de Buenos Aires. Luego de realizar la visita al pueblo, el almuerzo tomará dos horas aproximadamente, luego partirán hacia Luján, a 54 km. Al final de la tarde, regreso a Buenos Aires, a 68 km.

Almuerzo: estancia El Ombú.

Noche en San Antonio de Areco: se puede pasar la noche en el lugar, en el hotel Patio de Moreno. Consúltenos.