Civilización andina del NOA argentino

Civilización andina del Noroeste argentino : ruinas de Quilmes, Pucara de Tilcara, Incas

Los sitios arqueológicos del Noroeste atestan de culturas bien organizadas a la llegada de los Incas…

Los cazadores-cosechadores nómadas

Hace unos 10.000 años, la región del Noroeste argentino era poblada por grupos de cazadores-cosechadores nómadas, perteneciendo a la muy amplia civilización andina. Conociendo perfectamente el territorio, la fauna, la flora y el uso que podían hacer de ellos, se desplazaban del agrado de las temporadas y de los recursos disponibles, de las tierras bajas y cálidas del Chaco hasta la costa pacífica. Empezaron a domestican la llama hace 4.000 años para utilizarla como modo de transporte, por su lana, su piel y su carne.

Paisaje del Noroeste argentino
																  															  

Hace 3.000 años, empiezan a hacerse sedentarios y a cultivar maíz, papa, quínoa, y a utilizar una nueva tecnología: la cerámica. La aldea se construye alrededor de una misma familia y rinde homenaje a su huanca: el ancestro fundador, representado por una escultura de piedra con figura antropomorfa o zoomorfa, y plantada en el medio de los campos o en la entrada de la aldea. Para entrar en comunicación con el mundo de los seres sagrados, estos pueblos utilizaban plantas alucinógenas. Estas comunidades reagrupadas en aldeas entre – 500 y 700, pertenecen a la cultura Tafí (Tucumán), que construyó grandes menhires, a la cultura Condorhuasi (Catamarca), la cultura de la Ciénaga (Catamarca), cultura de la Aguada (Catamarca, La Rioja)…

La organización de la sociedad en los pucarás

Durante el primer milenario, las comunidades de los Andes del sur conocían profundas transformaciones: un sistema político y social se instala, fundado esta vez en relaciones no igualitarias, con linajes que ejercen el poder y disponen de privilegios. Estos señoríos o liderazgos son encabezados por un curaca, considerado como descendiente del ancestro-dios y que impone también una religión basada en el culto del sol. Los Diaguitas, por ejemplo, que imponen su organización a partir del siglo IX en las regiones de Salta, Tucumán, Catamarca, San Juan.

Ruinas de la fortaleza de Pucara en Tilcara
																  															  

Construyen pucarás, fortalezas estratégicamente ubicadas en una colina o meseta, desde donde se ejerce el control centralizado del territorio. La élite y los artesanos residen en el pucará, mientras que los campesinos se instalan a su pie, cerca de los campos y de los corrales que protegen las caravanas de llamas, de las que se pueden observar las huellas todavía en Tilcara, de cultura omaguaca. Los arqueólogos saben también que en Tilcara existían talleres de producción especializada en la metalurgia, la cerámica, la talla de la piedra. Esta artesanía, en pleno desarrollo en esta época, es muy importante. Las máscaras de piedra y las urnas en cerámicas son esenciales para los rituales funerarios por ejemplo, la cultura es de gran riqueza.

A la llegada de los Incas en el siglo XV, oponen resistencia, como lo harán algunas decenas de años más tarde enfrente de losconquistadores españoles, particularmente los habitantes de Quilmes.

El imperio Inca

En 1480, el imperio Inca, o Tawantinsuyu (“las cuatro partes del mundo”), impone su dominación hasta el Noroeste argentino bajo el reino de Túpac Yupanqui. Perfectamente organizado, el imperio Inca, que se extiende sobre 5.000 km y reúne a más de 12 millones de habitantes, impone profundos cambios: la sumisión de los pueblos conquistados, el traslado de “colonos” de otras etnias, la difusión del quechua, una cultura y ritos diferentes y la utilización de la fuerza del trabajo y de la habilidad de las Diaguitas, en particular en las minas y la metalurgia. Construyen caminos (camino del Inca), santuarios, nuevos pucarás y tombos, puestos de relevo para el comercio activo.
En 1999 se descubrieron las momias de tres niños incas en el volcán Llullaillaco (6.739 m). Se conservan en el Museo de arqueología de alta montaña de Salta.

Sitios arqueológicos y museos

– Las ruinas de Pucará de Tilcara (Jujuy) se visitan y una parte de los objetos encontrados en las excavaciones están expuestas en el museo arqueológico del pueblo.
– Las ruinas de Quilmes (Tucumán), al sur de Cafayate, se visitan también. Restaurado, Quilmes es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Argentina.
– El Museo de arqueología de alta montaña (Salta) se consacra a las momias incas de Llullaillaco.
– El Museo etnógrafico Ambrosetti, en Buenos Aires, presenta una linda colección proveniente de las brusquedades efectuadas esencialmente en el Noroeste y en Patagonia.
– El Museo Inbca-Huasi de la Rioja conserva piezas excepcionales de la cerámica diaguita.
– El Museo de ciencias naturales de La Plata dispone de una rica sección consagrada a la arqueología y a la antropología.