Arquitectura de Buenos Aires: el estilo Art Deco

Arquitectura de Buenos Aires: el estilo Art Deco

El estilo Art Deco

Edificio Kavannagh, Florida, Buenos Aires
																															

La denominación “Art Deco” surgió en los años 1960, para nombrar el estilo que conquistaba París en 1925 durante la Exposición internacional de Artes decorativas e industriales modernas. Apareció en Buenos Aires en la segunda mitad de los años 1920. La capital argentina posee en cada uno de sus barrios un interesante catálogo de edificios de estilo Art Deco de muy buena calidad.

Este movimiento sucedió al del Art Nouveau cuando ya empezaba a cansar. Provocó un cambio que, sin dejar de inspirarse en las flores, se orientó hacia las líneas simples, rectilíneas, las formas rectas, las estructuras ortogonales de la arquitectura en hormigón armado. Prestándose a todas las formas, este material se volvió de utilización frecuente.

La tendencia moderna de este estilo, llamada “funcional”, buscaba una producción industrial para una clientela masiva. Los monumentos son de muy buena calidad con formas de gran simplicidad, el objetivo era anteponer la utilidad al aspecto decorativo.

NUESTRA SELECCIÓN DE MONUMENTOS DE ESTILO ART DÉCO EN BUENOS AIRES

																	  																  

1. Edificio Kavanagh - Calle Florida 1065

Esta torre, inaugurada en 1936, fue durante mucho tiempo el primer rascacielos de Buenos Aires. Hecha de hormigón, ésta abarca una superficie de 2.400 m² y mide 120 m de alto. Con 33 pisos, 113 viviendas, 13 ascensores, 5 entradas independientes, 5 escaleras y un aparcamiento, este edificio era completamente inédito para la época. Curiosamente, el inmueble no tenía intercomunicador y cada visitante debía anunciarse en la recepción donde se encargaban de llamar a los pisos.

De estilo Art Deco, está formado por un bloque central al que se le adosan otras cuatro partes más pequeñas. Gracias a su forma escalonada, algunas unidades se prolongan formando grandes balcones terrazas, con una vista magnífica de la ciudad. La construcción recibió el Premio municipal a la mejor fachada y desde 1999 está clasificado como Monumento Histórico Nacional.

2. Torre Mihanovich, actual hotel Sofitel - Calle Arroyo 841

La actual torre del Hotel Sofitel de la calle Arroyo antes era un edificio residencial que llevaba el nombre del primer propietario: Nicolás Mihanovich. Pertenece ahora al grupo Sofitel, que lo compró hace cinco años.

El objetivo de Mihanovich era construir el edificio más alto de Buenos Aires para ver sus barcos salir desde el puerto. Aunque sus constructores quisieron que éste mida 95 m, esta altura fue considerada demasiado peligrosa para la época y se redujo a 80 m. La torre muestra una combinación perfecta entre estilo francés y Art Deco.