Arquitectura de Buenos Aires: estilo art nouveau

Arquitectura de Buenos Aires: el estilo Art Nouveau

Estilo Art Nouveau

Edificio de Buenos Aires
																															

Este movimiento apareció en los años 1890-1895 en Gran Bretaña y en Francia, antes de desarrollarse por toda Europa y llegar a Argentina.

Se encuentran numerosos inmuebles típicos con este estilo en la ciudad de Buenos Aires, esencialmente residencias particulares.

El Art Nouveau, recibió distintas denominaciones según el país y fue el primer giro importante en la historia de la arquitectura, se construyó sobre teorías y objetivos estéticos nuevos, relacionados estrechamente con el desarrollo psicológico y social del momento.

Más que una revolución arquitectónica propiamente dicha, el Art Nouveau constituyó un cambio decorativo, con la utilización de formas que ante todo, eran de naturaleza decorativa.

Sus movimientos elegantes y sinuosos tomaron como modelo a la naturaleza misma, especialmente a las plantas. Este estilo adoptó de esta manera la línea curva, inspirándose particularmente en las formas de la flor, y se caracterizó por una organización asimétrica.

Algunos especialistas consideran este estilo como el principio de la arquitectura moderna.

NUESTRA SELECCIÓN DE MONUMENTOS DE ESTILO ART NOUVEAU EN BUENOS AIRES

																	  																  

1. El Palacio Barolo - Av. de Mayo 1370

Financiado por el director de empresa textil italiano Luis Barolo, este Palacio se inauguró en 1922 y durante trece años fue el edificio más alto de Buenos Aires, hasta que la torre Kavanagh lo superó en 1935. El monumento alcanza los 100 m de alto, con un ápice giratorio formado por 300.000 bombillas, visible desde Uruguay.

Para realizar el proyecto, el propietario convocó al arquitecto Mario Palanti, gran especialista de la Divina Comedia, quien llenó el Palacio de referencias de la obra de Dante Alighieri. El edificio se divide en tres partes: el infierno, el paraíso y el purgatorio; sus 100 m de altura corresponden a los cien cantos del poema; las bóvedas del vestíbulo de entrada corresponden a las nueve jerarquías infernales.

Hoy, las viviendas se transformaron en oficinas, pero el monumento permanece abierto al público los lunes y jueves a partir de las 14 h.
Visita guiada: 15$ ARS en inglés o español.

2. Residencia particular Avenida Rivadavia - 2031

En el número 2031 de la avenida Rivadavia, el arquitecto Rodríguez Ortega construyó una casa de estilo francés llamado estilo “nouille”. La fachada que da a la calle, excepcional, llama la atención de todos los transeúntes: muro ondulado, realzado en la parte central, mientras que los balcones representan tallos, hojas y lirios. Éstos son observados por un gran mascarón con barba y cabellos largos que se encuentra coronando esta peculiar fachada. Láminas de hierro formando finas hojas se entrelazan en las barandillas de sus balcones y en la puerta, y le dan el toque final a la obra.

3. La Confitería del Molino - Av. Rivadavia 1801

La construcción de la Confitería del Molino se realizó entre 1914 y 1917 por el arquitecto italiano Francesco Teresio Gianotti. Inmueble de vanguardia de la Belle Époque, es un ejemplo revelador de la arquitectura anti-académica de estilo Art Nouveau. Está compuesto de tres subsuelos y salones que recibieron a distintas personalidades de la vida social, artística, intelectual y política del mundo entero, que se reunían para degustar sus excelentes merengues, marrones glacés, y sus panetones de castañas.
Cerró sus puertas al público en 1997, luego de 137 años de buenos y leales servicios, y desde entonces quedó abandonada. Gracias a su magnífica torre aguja, sus vitrales y sus adornos, fue inscrita por la Unesco en la lista de los monumentos a clasificar como patrimonio Art Nouveau internacional.