Arquitectura de Buenos Aires: el estilo neoclásico

Arquitectura de Buenos Aires: el estilo neoclásico

El estilo neoclásico

Iglesia de la Inmaculada Concepción, Belgrano, Buenos Aires
																															

El estilo neoclásico, que nació en Francia y en Italia a mediados del siglo XVIII, surgió luego de los movimientos barroco y rococó. Este movimiento utiliza las formas de la Antigüedad grecolatina, agregando los elementos del lugar y la época en los que tenían lugar los proyectos.

El Neoclasicismo se caracteriza por una simplificación y sobriedad de las formas arquitectónicas, como por las columnas que reposan sobre pedestales para darles más altura y elegancia. Los frontones ofrecen proporciones armoniosas, las líneas curvas le dejan lugar a las líneas rectilíneas, la simetría y la rigurosidad de la geometría se han respetado y generalizado.

El Neoclásico comenzó a desarrollarse en Buenos Aires en el ámbito de la arquitectura a principios del siglo XIX. Cabe distinguir que este estilo llegó a la capital argentina muy rápidamente, poco después de su aparición en las capitales europeas.

NUESTRA SELECCIÓN DE MONUMENTOS DE ESTILO NEOCLÁSICO EN BUENOS AIRES

																	  																  

1. La Catedral metropolitana de Buenos Aires - Av. Rivadavia Y San Martín

La Catedral metropolitana de Buenos Aires, terminada en 1791 y ubicada en la Plaza de Mayo, es un monumento de estilo Neoclásico. Su perfil no corresponde a un monumento religioso ya que no posee torre y se asemeja más a un templo griego que a una típica iglesia católica.

Desde el exterior, la catedral recuerda la Asamblea Nacional de París, con un pórtico realizado a la manera francesa. Se compone de un frontón con doce columnas de estilo corintio que simbolizan a los doce apóstoles, y de un bajorrelieve que representa el encuentro entre Jacobo y su hijo en Egipto.

El interior, de estilo colonial español, cuenta con cinco naves y en la intersección, una cúpula que, apoyada sobre un tambor, alcanza los 41 m de altura. Desde la nave lateral derecha se accede al mausoleo donde descansan los restos del libertador José de San Martín, obra realizada por el escultor francés Carrier Belleuse. Se rinde un homenaje especial al héroe nacional, con granaderos del ejército argentino que velan su tumba.

2. El Banco de la Nación Argentina - Calle Bartolomé Mitre 326

Este monumento, antiguo teatro Colón desde 1857 hasta 1888, se transformó en la sede del Banco de la Nación Argentina en 1940. Diseñado por el arquitecto francés Alexandre Bustillo a pedido del presidente Carlos Pellegrini, se encuentra ubicado en la Plaza de Mayo, cerca de la Casa Rosada.

El banco, coronado por una de las cúpulas más grandes del mundo, de 50 m de diámetro y 30 m de alto, alberga un museo histórico en su interior, 5 km de pasillos, 1.500 puertas y 925 relojes sincronizados.

3. La Catedral anglicana Saint Jean-Baptiste - Calle 25 de Mayo 276

Este templo inglés, todavía en pie en la calle 25 de Mayo, se construyó en 1830. Edificio sumamente encerrado en un terreno estrecho, conserva toda la nobleza de sus columnas dóricas, a pesar de la rara perspectiva de la que goza y las altas construcciones que la encierran.

Su fila central, más abierta que las cuatro restantes, es una de sus principales características. Una escalinata sirve de base al edificio y un arquitrabe bien detallado sobre el que descansa el friso. De pequeñas dimensiones y cierta pesadez, el monumento conserva un aire austero.