Independencia de la Argentina, el nacimiento de un país

Independencia de la Argentina, el nacimiento de un país

Dos fechas marcan la creación de la Argentina, el 25 de mayo de 1810 y el 9 de julio de 1816, momentos claves de su independencia.

Revolución de mayo y Congreso de Tucumán

Desde principios del siglo XIX, se desarrolló un movimiento de independencia. Esto se explica por las trabas económicas y comerciales que imponía el pacto colonial como por la incapacidad del virrey de defender a Buenos Aires de las invasiones inglesas, en particular en 1806 y 1807, años en que las tropas de Liniers vinieron en ayuda de Buenos Aires y consiguieron dos esplendorosas victorias contra los ingleses.

																  															  

Al enterarse de la ocupación de España por las tropas napoleónicas, la burguesía del puerto y del campo destituyó al virrey y proclamó la “primera junta” el 25 de mayo de 1810 durante la “Revolución de Mayo”. La evicción definitiva de España y la independencia de las Provincias Unidas de América del Sur se proclamó el 9 de julio de 1816 luego del Congreso de Tucumán. En 1819 y 1826 se promulgaron las Constituciones unitarias. El nacimiento de las Provincias Unidas del Río de la Plata se produjo en 1826.

Del centralismo a la Constitución federal

Los habitantes del territorio del Río de la Plata, sin embargo, no estaban dispuestos a dejarse dominar por la burguesía del puerto (Buenos Aires): numerosas crisis tuvieron lugar durante los treinta primeros años de las nuevas Provincias Unidas. Uno de los jefes de las provincias interiores, el caudillo Rosas, tomó el poder en 1829 y gobernó como dictador hasta 1852. Practicaba, particularmente, la centralización a ultranza.

																  															  

El Congreso de Santa Fe, en 1853, elaboró una constitución liberal y federal. Con la culminación de las guerras indias, el fin del siglo XIX y el principio del siglo XX vio cómo se modernizaba la Argentina en todos los ámbitos. Recibió entonces una inmigración masiva, procedente mayormente de Italia y España. Los presidentes argentinos se sucedieron, entre ellos: Roque Sáenz Peña – quien instauró el sufragio universal obligatorio y secreto (1916)- e Hipólito Irigoyen.