Historia argentina, de los orígenes a la colonización

Historia argentina, de los orígenes a la colonización

De los orígenes a la colonización ; de los primeros habitantes a la lenta creación de un imperio colonial.

Una población por el sur de la Patagonia

Las huellas más antiguas de presencia humana en territorio argentino se remontan al XI milenio antes de Cristo y se encuentran en la región de Santa Cruz. Demuestran una probable llegada de los primeros hombres por el extremo sur de la Patagonia chilena. El comienzo de poblamiento de la pampa dataría del milenio IX antes de Cristo y el del Noroeste del milenio VII antes de Cristo.

Se distinguen dos grandes grupos ente los pueblos aborígenes argentinos: los cazadores-recolectores en la Patagonia, la Pampa y Chaco, y los agricultores en el Noroeste, Cuyo, las Sierras de Córdoba y la Mesopotamia. Los primeros eran nómadas y los segundos, sedentarios.

Llegada de los primeros colonizadores - Centro Cultural Recoleta, Zulema Maza
																  															  

Entre los pueblos amerindios de la pampa y de la Patagonia, los más conocidos fueron los Hets (o Pampas), los Tehuelches (o Patagones) y los Mapuches (o Araucanos); y en Tierra del Fuego, los Selknams. En el Noroeste argentino coexistían numerosas tribus cuyo territorio fue anexado por los Incas en el siglo XVI. En las otras regiones andinas, al contrario, los Lule-Toconotés, los Sanavirones y los Comechingones permanecieron independientes durante mucho tiempo.

El descubrimiento de América austral y la colonización española

Los europeos descubrieron las costas de la actual Argentina buscando un pasaje hacia el océano Pacífico. Américo Vespucio habría sido el primer europeo que se acercó a las costas argentinas en 1502. Díaz de Solís abordó el Río de la Plata en 1515 y Magallanes la costa de Patagonia en 1520, poco antes de atravesar el estrecho que llevaría su nombre. En 1617, Felipe III de España, dividió las tierras del extremo sur de América en dos gobernaciones: del Paraguay y del Río de la Plata.

Bautismo de los Alacalufes, isla Dawson - Museo Ambrosetti
																  															  

La presencia española durante largo tiempo permaneció muy modesta: recién tomó forma a lo largo del Camino Real, que permitía transportar las riquezas mineras de la actual Bolivia hacia el Río de la Plata. Fue allí donde Pedro de Mendoza fundó la colonia de Buenos Aires en 1536. Abandonada luego de los ataques de los indios Didiuhet, se reconstruyó en 1580 por iniciativa de Juan de Garay. Mientras tanto, Córdoba, Salta, San Salvador de Jujuy veían el día sucesivamente. Lo mismo sucedía a lo largo del Paraná, con Sancti Spíritu, Asunción, Santa Fe y Corrientes. El carácter pacífico de los indios Huarpes facilitó el rápido dominio de la región de Cuyo por los españoles, a quienes en particular se les atribuye el nacimiento de la ciudad de Mendoza.

La resistencia india

Los españoles en cambio, se enfrentaron a grandes dificultades en los valles calchaquíes, especialmente entre 1630 y 1665, fecha en la que los Quilmes fueron vencidos y deportados al sitio donde actualmente está la ciudad de Quilmes, en las cercanías de Buenos Aires.

A partir de 1585, España recurrió a los Jesuitas para resolver sus conflictos con los Indios Guaraníes. Los Jesuitas se pusieron de acuerdo con el rey para pagar un tributo proporcional en nombre de los indios que se encontraban bajo su control. Los jefes guaraníes, que conocían las graves dificultades relacionadas con la rivalidad hispano-portuguesa, aceptaron aliarse con los Jesuitas. Así se explica el notable y rápido desarrollo de las misiones.

																  															  

Durante los siglos XVII y XVIII, los Mapuches asimilaron poco a poco los pueblos indígenas de la Pampa y Patagonia. Sin embargo, los españoles progresaban lentamente desde el Este de su territorio. Algunos indígenas comenzaron a trabajar en las grandes estancias españolas. De allí surgió un mestizaje entre indios y europeos, origen de los gauchos.

Frente a las dificultades con las que se encontró este imperio colonial de América, España erigió el virreinato del Río de La Plata en 1776. Aunque su territorio llegó más allá de los límites actuales del país, el virreinato fue el antepasado de la Argentina.