El siglo XX en Argentina, dictaduras militares y Perón

El siglo XX en Argentina, dictaduras militares y Perón

Durante el siglo XX, Argentina conoció una época dorada pero también dos dictaduras y a Perón.

De Hipólito Yrigoyen a Perón, una sucesión de crisis

La crisis de 1929 tuvo consecuencias políticas desastrosas en Argentina: en 1930, las tropas de Campo de Mayo sitiaron Buenos Aires e instalaron en el poder al general Uriburu. El ejército se encontraba de ahí en más al mando del país, y por más de cincuenta años.

A Uriburu lo sucedió Justo (1932-1938), Ortiz (1938-1942) y Castillo (1942-1943). El 4 de junio de 1943, el golpe de Estado “de los coroneles” llevó al poder a Rawson, luego a Ramírez y Farrell.

El presidente argentino Juan Perón
																  															  

El 17 de octubre de 1945, el coronel Juan Domingo Perón, hasta ese momento secretario de Estado de Trabajo, tomó el poder con la ayuda de una tal Eva Duarte. Este admirador de Benito Mussolini y de Franco se hizo elegir regularmente como presidente de la República (febrero de 1946).

Los primeros años de su presidencia se ubican en un contexto remarcable para la Argentina: en los años que sucedieron a la Guerra Mundial, la enorme necesidad de alimentos en el mundo entero, aseguraba la prosperidad del país. Esto permitió a Eva Duarte, que se transformó en la mujer de Perón, poner en marcha medidas sociales y otorgarles el derecho de voto a las mujeres.

																															

Pero el régimen peronista se debilitó rápidamente: la muerte de Eva Perón en 1952, la oposición creciente de la Iglesia, la pérdida de interés del ejército y la hostilidad de los Estados Unidos condujeron a la destitución de Perón el 6 de septiembre de 1955 y a la puesta en pie de la Revolución libertadora.

Pedro Eugenio Aramburu se transformó en presidente y abolió la Constitución nacional reformada en 1949. Con la marginación del partido peronista, comenzó un período de conflictos internos. En 1958, la elección del presidente Arturo Frondizi tuvo lugar con el apoyo de los peronistas, siempre activos aunque en la desigualdad. A Frondizi lo destituyó un golpe de Estado militar en 1962. En su lugar, la Corte Suprema designó a José María Guido con el aval de la junta militar. La elección presidencial del 7 de julio de 1963 condujo a Arturo Umberto Illia a la victoria. Éste levantó las prohibiciones que pesaban sobre los peronistas… llevando al triunfo electoral a estos últimos en las elecciones legislativas de 1965.

La casa rosada en el siglo XX
																  															  

Un nuevo golpe de Estado militar condujo al general Juan Carlos Onganía a la presidencia el 28 de junio de 1966. Hasta 1973 reinó una dictadura militar a la que Alejandro Lanusse, presidente a partir de 1971, intentó poner fin, organizando elecciones democráticas. Perón ganó las elecciones y se transformó nuevamente en presidente en 1973.

Actos terroristas llevados a cabo por extremistas de izquierda como de derecha, condujeron a Perón a tomar medidas de emergencia. Luego de su muerte, el 1. º de julio de 1974, su tercera mujer, Isabel Martínez de Perón, se vio frente a las mismas dificultades a lo que se agregó el empeoramiento de los problemas económicos.

La dictadura de 1976

Luego de la evicción de la presidenta por el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, una junta militar gobernó la Argentina hasta el 10 de diciembre de 1983, con Videla, Viola y luego Galtieri – período llamado “la guerra sucia”. Los servicios secretos argentinos detenían, secuestraban, torturaban, asesinaban a los que eran considerados peligrosos. Es durante este período que tuvo lugar la guerra de Malvinas (o Falkland en inglés) al término de la cual fueron derrotados frente a los británicos (marzo-junio 1982). Este episodio trajo como consecuencia el reemplazo de Galtieri por Bignone.

El regreso de la democracia

Las elecciones de marzo de 1983 marcaron el regreso a la democracia con la llegada al poder del radical Raúl Alfonsín. Restableció las instituciones públicas así como los derechos y garantías constitucionales. En el plano de las relaciones exteriores, Argentina solucionó un diferendo fronterizo con Chile y firmó un tratado de paz y amistad. En 1985, Argentina se reconcilió con Brasil. La declaración de Foz do Iguaçu, firmada en esa ocasión, sería el origen del Mercosur, la zona de libre comercio del cono Sur. Pero el récord de inflación afectó al país, y condujo a la derrota electoral del partido de Alfonsín durante las elecciones anticipadas que él provocó en 1989.

Le sucedió Carlos Menem (partido justicialista, heredero del peronismo). Éste aplicó una política muy liberal. La inflación se redujo fuertemente, pero el desempleo permaneció alto. Desde el punto de vista diplomático, firmó el tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991, fundador del Mercosur, primero con Brasil, Paraguay y Uruguay.

La crisis de 2000-2001

Luego del segundo mandato presidencial de Menem, Fernando de la Rúa (de la UCR, Unión Cívica Radical), fue el elegido para sucederle. Frente a la dramática recesión económica del país, las manifestaciones públicas irrumpen con los famosos cacerolazos. De la Rúa reprimió violentamente el movimiento, que sólo hizo que se agravase. Debió abandonar el poder, como también lo hicieron sus sucesores.

Eduardo Duhalde finalmente elegido por el Congreso, restableció la situación con la ayuda de un gobierno dominado por los peronistas. Tomó medidas impopulares pero eficaces, entre ellas la supresión de la paridad del peso argentino con el dólar.

Nestor y Cristina Kirchner - CC Facebook
																  															  

Mientras la crisis económica se calmaba, nuevas elecciones en mayo de 2003, llevaron al poder a otro peronista: Néstor Kirchner. Éste llegó a negociar la disminución de la deuda argentina frente a sus acreedores. Tomó distancia respecto de los Estados Unidos y se empleó a desarrollar las relaciones concernientes al Mercosur. Sin embargo tuvo algunas dificultades con Uruguay. En el terreno interno, Kirchner dio por finalizada la inmunidad a los criminales de la dictadura abrogando las leyes de amnistía que Menem había impuesto.