Los españoles, lazos históricos y una marcada presencia

Los españoles, lazos históricos y una marcada presencia

Con el apodo de “Gallegos”, los Españoles constituyeron la segunda comunidad de inmigrantes.

Don Celestino Curutchet y Dona Artcanthurry, 1912, Café Tortoni
																															

España es el segundo país de origen de los argentinos y el primero históricamente. Los españoles fueron los que colonizaron el territorio que hoy constituye la Argentina, pero en la época de la Revolución de Mayo, en 1810, sólo el 1 % de la población era de nacionalidad española. El grupo étnico mayoritario era negro. Aunque el legado de España ha sido enorme: el idioma, la religión católica y la organización político-administrativa.

En la segunda mitad del siglo XIX, lo que impulsó la inmigración de muchos españoles ha sido principalmente la pobreza. La mayoría era de origen gallego, lo que explica que hoy en día, en Argentina, se denomine gallego a todo aquel que sea de origen español o de esta nacionalidad. Los demás vinieron especialmente de Andalucía, el País Vasco y Cataluña.

Gaucho de origen española
																  															  

Esta inmigración duró hasta los años 1950 y, a partir de 1939, contaba con numerosos republicanos refugiados que huían de la victoria del franquismo.

Esta inmigración, más intelectual, se comprometió políticamente, y creó casas editoriales, etc. De 1857 a 1940, más de dos millones de españoles llegaron a Argentina, representaban el tercio de los extranjeros. En 1914, los 830.000 españoles representaban el 10% de la población.

Como la mayoría de los inmigrantes, fundaron clubes sociales, periódicos y sociedades de ayuda mutua a la comunidad, la primera desde 1857: la Asociación Española de Socorros Mutuos. Se instalaron en provincias y sectores de actividad diferentes, según la región de la cual eran originarios: los gallegos, en la ciudades donde obtenían trabajo, camareros o pequeños comerciantes o artesanos; los valencianos en Corrientes y Misiones; los andaluces en Buenos Aires y Mendoza, donde se dedicaron al cultivo de olivos y uvas; los vascos, a la ganadería y a la industria lechera en la Pampa, etc.

																  															  

El vínculo con la cultura española, por razones históricas evidentes, se ha mantenido fuerte: ésta existe desde el siglo XVI. Casi la mitad de las Casas Vascas se encuentran en Argentina, y el fundador de Buenos Aires: Juan de Garay, era vasco. Estos últimos años, las relaciones diplomáticas entre Argentina y España se han consolidado, y los españoles son los principales inversionistas extranjeros del país.

LEER: 
Centro de estudios migratorios latinoamericanos