Oriente Próximo y extremo Oriente : los Turcos y Chinos

Oriente Próximo y extremo Oriente : los Turcos y Chinos

Sirios y libaneses llegaron desde el siglo XIX; la inmigración asiática es más reciente.

Oriente Próximo: los "turcos"

La inmigración procedente del antiguo Imperio otomano comenzó en la segunda mitad del siglo XIX, y ya de manera más significativa alrededor de la Primera Guerra Mundial. Como en toda América Latina, y aunque en su gran mayoría de origen sirio y libanés, y en menor cantidad palestinos, éstos obtuvieron la denominación de “turcos”.

Los primeros inmigrantes eran trabajadores agrícolas, o trabajaban en la construcción de los ferrocarriles o en el comercio ambulante. Muchos se instalaron en las provincias del noroeste (Salta, Tucumán, etc.). Se estima en 3,6 millones a la población de origen árabe, ya sea un 10% de la población. El ex presidente Carlos Menem es de origen sirio y renunció a la religión musulmana para presentarse a la elección presidencial.

Japón, Corea, China

Los primeros japoneses llegaron a Argentina a principios del siglo XX, especialmente luego de la Segunda Guerra Mundial. Su comunidad cuenta con 35.000 miembros, lo que implica que es la cuarta diáspora japonesa del mundo, luego de la de Brasil, los Estados Unidos y Perú.
Llegados a partir del año 1960, los coreanos se instalaron más bien en la capital y se dedicaron a la industria textil. Desde los años 1990 llegaron chinos, trabajando, en su mayoría, como comerciantes al por menor, o a cargo de tiendas de comestibles y pequeños supermercados. En la capital, precisamente en Belgrano, hay un pequeño barrio chino.
En Argentina, las comunidades asiáticas son las que menos se han mestizado hasta el momento.