Viaje Esteros del Iberá, Argentina

Que ver, que hacer ?

Geografía de los Esteros del Iberá

Los Esteros del Iberá, con una extensión de 13.000 km² en la provincia de Corrientes, conforman una de las regiones más apasionantes para los aficionados de safaris fotográficos, amantes de la naturaleza y de los espacios todavía vírgenes: estanques y lagunas que se forman continuamente en la vegetación según las corrientes, sabanas de paja colorada, plantas acuáticas y entretejidos de raíces, bosques de algarrobos o palmeras. El poblado ecosistema de estos pantanos se encuentra protegido en el marco de una reserva natural provincial, del Convenio de Ramsar (tratado internacional para la conservación y el uso racional de los humedales) y de las ONG.

Los primeros estudios científicos de la región fueron realizados por el francés Alcide d’Orbigny durante su largo viaje de exploración por América del Sur a comienzos del siglo XX. Durante mucho tiempo, en los pantanos se practicó la caza comercial y el tráfico de animales sin protección, y algunas especies como el yaguareté se han visto amenazadas. Finalmente, en 1983, la provincia ha protegido dichas especies a fin de conservar el frágil ecosistema.

Se trata de una zona húmeda, la más importante de Argentina, lo que significa que suele inundarse ya sea temporal o permanentemente según el sitio. El agua, el clima subtropical y las difíciles condiciones de acceso han permitido el desarrollo y la protección de un ecosistema excepcional: más de 4.000 especies animales y vegetales, ya sea cerca de la tercera parte de la biodiversidad del país. Un pantano tan rico como el más famoso Pantanal brasileño. Iberá significa en guaraní “agua brillante”.

Fauna - Mono aullador, ciervo de los pantanos, capibara, tucán, caimán

Especies de unas 300 aves, 85 mamíferos, 45 anfibios, 35 reptiles… Los Esteros del Iberá rebosan de fauna, especialmente acuática.
Entre las especies más emblemáticas se puede citar al gran ciervo de los pantanos, al capibara, al caimán…

Réserve naturelle Iberá Mamíferos
– El mono negro aullador: su grito se oye a 5 km, vive en los árboles, se desplaza gracias a su larga cola prensil, es herbívoro, y vive en grupo liderado por el macho de mayor edad.

– El lobo de crin se parece a un gran zorro, el pelaje es largo de color rojizo, recorre largas distancias y caza él solo por la noche.

 

– La nutria de río está perfectamente adaptada al sistema lacustre de los Esteros donde puede pescar peces, crustáceos y moluscos para alimentarse. Es una especie protegida y vulnerable.

– El ciervo de los pantanos: el cérvido más grande de América del Sur, mide, 20 m desde la cruz y sus cuernos ramificados, 55 cm. Prefiere alimentarse por la noche entre el boscaje pero puede atravesar los estanques, ya que es un muy buen nadador.

 

– El ciervo de las pampas sólo subsiste en grupos aislados, su población ha disminuido considerablemente debido a la destrucción de su hábitat y a su caza. De tamaño mediano, su pelaje es corto y se alimenta durante el día con brotes y pequeñas plantas. Los machos marcan su territorio secretando un fuerte olor.

– El capibara, el roedor más grande del mundo, es típico de los Esteros del Iberá. Nunca se aleja del agua, donde se baña, bebe y se refugia. Los adultos miden 120 cm y pesan 50 kg. Habitan en manadas y pueden tener entre una y siete crías por lechigada.

– Recientemente se han introducido osos hormigueros en la región. Estos mamíferos no tienen dientes sino un largo y fino hocico y una lengua pegajosa que les permite alimentarse de hormigas y termitas. Habían desaparecido de los Esteros del Iberá y se encuentran en peligro de extinción en Argentina.

Réserve naturelle Iberá Aves: paraíso ornitológico, permiten observar unas 300 aves, entre ellas: el tucán y los papagayos, el ñandú, la cigüeña, la garza, el Tántalo americano, el jabirú americano, el pato almizclero, patos, águilas, halcones, lechuzas, colibríes, pájaros carpinteros, martines pescadores, etc.

Réserve naturelle Iberá Mariposas : alrededor de 25 clases de mariposas están catalogadas en los Esteros del Iberá. Estos insectos, especialmente fotogénicos, tienen bellos colores debido a los pigmentos de su cuerpo y al reflejo de la luz. Se puede distinguir al diablito, azul y rojo, a la Pieridae cassia de color amarillo limón, a la Monarca Americana de color anaranjado con manchas blancas y negras, la mariposa pavo real blanco, la Anartia roja con manchas blancas, etc.

Réserve naturelle Iberá Reptiles

– El caïman: dos especies cohabitan en las lagunas: el caimán de hocico largo y el caimán negro. La ubicación de sus ojos por encima de su cabeza le permite nadar y pasar desapercibido. Pasa el día al sol. La hembra forma un montículo de un metro de diámetro en el centro del cual pondrá entre 50 y 60 huevos. Los recubre para protegerlos y no los incuba pero los vigila a cierta distancia. Luego de la incubación, desde enero a marzo, nacen las crías de unos 5 cm. Se alimentan de insectos y larvas del nido, y al cabo de algunos días, la madre los conduce al agua.

– La anaconda amarilla o curiyú es la serpiente más grande de Argentina: puede alcanzar los 3 m. Sus dientes le sirven para atrapar a sus presas que luego asfixiará con su fuerte cuerpo. Es semi-acuática.

– La ñacaniná o gigas es una culebra violenta y agresiva que se alimenta de roedores, peces y batracios. Cuando su presa es pequeña, la muerde antes de tragarla. Cuando es más grande, la mata por constricción o la lleva hacia el agua para ahogarla.

– El yarará es un serpiente muy venenoso y peligroso que puede alcanzar los 170 cm.

Réserve naturelle Iberá Batracios:  muchos sapos y especialmente ranas y ranitas en los Esteros. Existen de todos los tamaños y colores.

Réserve naturelle Iberá Peces:

– La piraña: este pez pequeño y carnívoro es uno de los más característicos de las regiones tropicales. Su población ha aumentado bastante debido a la disminución de caimanes, que se alimentan de éstas. Rara vez ataca al hombre.

– El dorado forma parte de las especies comestibles, como el sábalo, la raya de agua dulce, la anguila, la corvina.

Flora de los Esteros del Iberá

Circuit Iguaçu Plantas hidrófilas: son las plantas que viven en el agua, ya sea flotando o arraigadas. Las que más abundan en los Esteros del Iberá son: nenúfares y otras Ninfeáceas, camalotes (eichhornia azurea), lechugas de agua (pistia stratiotes), jacintos de agua (eichhornia crassipes), papiros, crotones, hibiscos, victorias regias que llegan a medir 2 m de diámetro, etc. Estas plantas albergan y protegen a gran cantidad de insectos, peces y aves. Se pueden encontrar dos plantas carnívoras: la drosera y la utricularia. La primera tiene pelos que segregan substancias que atraen y enviscan a los insectos; la segunda, captura a sus presas aspirándolas.

Parcs nationaux Argentine Plantas trepadoras: Estas plantas buscan la luz para crecer agarrándose a los árboles o a otros objetos: las lianas, entre ellas la Uña de Gato utilizada por sus propiedades medicinales, la viña, las bignonias con sus flores en forma de trompeta, etc.

Réserve naturelle Iberá Plantas parásitas: son las plantas que se alimentan a expensas de las otras: familias de Cuscutaceaes, Scrophulariaceas, Viscaceae (gui), lorantáceas.

Réserve naturelle Iberá Plantas epifitas: estas plantas también crecen sobre otras de las que se sirven de apoyo, pero sin alimentarse a costa de ellas, a diferencia de las parásitas. Abundan en los Esteros del Iberá: bromeliáceas, orquídeas, cactáceas, polipodiáceas.

Oiseaux Esteros del Iberá Arbustos y plantas terrestres:en los relieves, a lo largo de los ríos y sobre las islas flotantes crecen distintas variedades de plantas y árboles, entre los que se encuentra, en primer lugar: el ceibo, flor nacional de Argentina, una cresta de gallo roja. Así como el ombú, el guayabo, el jacarandá y sus magníficas flores azules, el algarrobo, los cactus, el quebracho, la palmera yatay, y las hierbas de la sabana.

Gauchos y pescadores

Los Esteros del Iberá son tierras de gauchos, experimentados troperos del ganado de las estancias que se cría en estas inmensas extensiones de pasturas y horizontes interminables. Trasladan sus tropas entre los estanques y lagunas en búsqueda de tierras secas.

Los otros habitantes de los Esteros, apartados en las islas, en la zona interior de los bañados, son los descendientes de los primeros pobladores: los Guaraníes. Éstos crían algunos animales, cultivan algunas tierras y pescan. Ya no cazan, hoy en día la caza comercial está prohibida. Son los mejores conocedores de los pantanos, y con total seguridad sabrán hacer salir de su escondite a un capibara o un ciervo de los pantanos. Hoy día, ofrecen sus conocimientos al servicio de los viajeros para guiarlos a través de los canales.

Safarí fotográfico en los Esteros de los Iberá

Siendo una región poco habitada y de escasas infraestructuras, es aconsejable remitirse a una agencia de viajes para realizar el safari fotográfico. Sólo hay un pueblo en los pantanos: Colonia Carlos Pellegrini, allí se encuentra un sitio para los visitantes con informaciones sobre el ecosistema. Para encontrar los animales por los meandros de los pantanos, sólo un guía sabrá guiarlos ya sea por los senderos o en las excursiones en barco. Aún más cuando muchos de estos animales son nocturnos, especialmente los anfibios. Además es a última hora de la tarde, con la bella luz del atardecer, a la noche y al alba cuando la fauna comienza a activarse.

No olvidar: vestir con mangas largas contra las picaduras de insectos, un par de prismáticos y una buena cámara fotográfica. El otoño es la estación con mayores precipitaciones, el invierno es suave, el verano caliente y la primavera (septiembre-diciembre) es la mejor época para visitarla. La temperatura anual promedio es de 20º.

 

¿Cómo llegar a Esteros del Iberá?

La región es especialmente de difícil acceso, Argentina Excepción propone safaris en los Esteros del Iberá con transporte aéreo privado hasta el lugar de hospedaje.

Esteros del Iberá Iguazú Avión : conexiones diarias regulares entre Buenos Aires y Posadas luego de 3h30 a 6h de circuito (264 km). No hay vuelos regulares a Mercedes, la ciudad más próxima.

Esteros del Iberá Bus : contar 9h entre Buenos Aires y Mercedes (800 km) luego 4h de minibús por una ruta no asfaltada para recorrer los 110 km que separan a la ciudad de Colonia Carlos Pellegrini.