Viaje a Córdoba, Argentina

Guía turístico sobre la ciudad y las sierras alrededor de Cordóba.

Situación geografica

A Córdoba se la considera el centro geográfico de Argentina, entre Buenos Aires (705 km) y Mendoza (627 km). La región goza de un clima agradable y a las sierras se las reconoce por la buena calidad de su aire. Un asmático que luego sería un personaje conocido, hace tiempo realizaba sus curas allí: el Che Guevara. La provincia es un sitio elegido por los turistas argentinos, principalmente la región de las Sierras.

Historia

Antes de la llegada de los conquistadores, la región de Córdoba estuvo habitada por los Comechingones. Vivían de la caza, la recolección y la agricultura. Sus casas tenían la particularidad de estar en parte bajo tierra: la base era ahuecada, como un pozo. Los españoles descubrieron la región en 1556. En búsqueda de una parada entre el Alto Perú y el Atlántico, eligieron ese sitio para fundar, en 1573, la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía, antes que Buenos Aires. En esa época, el rey adjudicaba terrenos a las órdenes religiosas que deseaban participar en la fundación de nuevas ciudades. Los jesuitas aceptaron implantarse en Córdoba y hacer de ella la capital de la futura provincia jesuita de Paraguay, donde serían instaladas las Misiones. En 1613, crearon el Colegio Máximo de Córdoba. Autorizado por el papa como universidad en el año 1621, fue la primera de Argentina, la segunda de América Latina y la cuarta de América.

Los jesuitas que querían trabajar en las Misiones estudiaban en esa Universidad, la cual recibía candidatos misioneros de toda América y también de Europa. Muy rápidamente, la orden creó un noviciado para recibirlos y separarlos de los otros estudiantes, los hidalgos (“hijos de algo”, es decir aquéllos que no tenían sangre judía, ni mora, ni indígena, ni negra). La universidad, el noviciado, la iglesia, una cripta algo más lejos… Para financiar todo eso y alimentar a los estudiantes, la orden debía encontrar fondos. Decidió pues, la construcción de estancias, granjas a algunos kilómetros de Córdoba. Había seis, y hoy día se pueden visitar cinco de ellas, no así la de San Ignacio que ya no existe. Cuando los jesuitas fueron expulsados en 1767, sus bienes fueron embargados, volvieron a las manos del reinado o bien confiados a otras órdenes. En la segunda mitad del siglo XIX, el colegio y la universidad de Córdoba fueron nacionalizados.
Durante las guerras de independencia, Córdoba tuvo un papel importante en la batalla entre federales y unitarios. En el siglo XX, se transformó en una ciudad industrial con fábricas para la construcción de aviones, de material aeroespacial y de transporte. Fue una pionera en la disciplina de la observación astral. El “mayo de 1968” hizo eco en esta ciudad con un gran movimiento social en mayo de 1969, denominado “Cordobazo”.
Con 1,5 millón de habitantes, Córdoba es hoy la segunda ciudad de Argentina y uno de los primeros polígonos universitarios.

Tradiciones culturales

Festival de folklore de Cosquín
Esta pequeña ciudad del Valle de Punilla se colma de gente en el mes de enero durante los nueve días del Festival Nacional de Folklore. La 48ava. edición tuvo lugar en enero de 2008 con célebres invitados del folklore argentino: Mercedes Sosa, el Chaqueño Palavecino, Los Nocheros, etc. Y se realizó un homenaje a Atahualpa Yupanqui para celebrar el centenario de su nacimiento.

El cuarteto
Córdoba dio nacimiento a un estilo de música: el cuarteto. En sus primeros tiempos, en los años 1940, tomó este nombre ya que eran cuatro los instrumentos que lo interpretaban: piano, violín, acordeón y contrabajo. Era un ritmo popular y muy rítmico, despreciado por la buena sociedad. A partir de los años 1980, el cuarteto conquistó el país: primero, gracias a La Mona Jiménez (un cantante), quien renovó el género agregándole percusiones, y luego, gracias a Rodrigo, quien perdió su vida en un accidente de automóvil en 2000. En Córdoba, esta música tropical atrae a numerosos fans, que van a escuchar y a bailar este ritmo a sitios tales como: Sargento Cabral, el Complejo Forja o la Vieja Usina.

Tradiciones de los gauchos
Córdoba es una de las principales provincias ganaderas y agrícolas (maíz, soja). En este país de gauchos, tanto las fiestas patronales como los festivales de folklore le dejan todo el escenario para sus juegos tradicionales y destrezas montando a caballo.

Oktoberfest de Villa General Belgrano
Fundada por inmigrantes de Europa central, luego desarrollada por los sobrevivientes del Graf Spee – un acorazado alemán que terminó cerca de Montevideo a principios de la Segunda Guerra Mundial – Villa General Belgrano conserva la cultura de sus antepasados. ¡En octubre se festeja la Fiesta de la cerveza como la misma tradición muniquesa, la Fiesta del Chocolate Alpino, la Fiesta de la Masa Vienesa!

Museos y monumentos

La Manzana Jesuítica constituye el centro histórico de Córdoba, en el corazón de un barrio lleno de encanto. Esta joya colonial esta declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2000. Los jesuitas primeramente pusieron en marcha la construcción del Colegio Máximo, que es hoy Universidad Nacional de Córdoba y que ha conservado todo su esplendor: claustros, bibliotecas excepcionales, el Salón de Grados (salón de los graduados), antigua capilla de rica decoración barroca… La iglesia fue construida un poco más tarde, a partir de 1640. La fachada, asombrosamente austera, estaría pues, inconclusa. Los historiadores suponen que los huecos alrededor de las puertas estaban previstos para sujetar una escultura barroca. El arquitecto: el padre belga Philippe Lemaire, antiguo constructor de barcos, hizo construir un techo de madera con forma de casco de barco invertido. Está construido con madera de cedro de las misiones, así como también el altar. La puerta y algunos elementos del retablo no son los originales: cuando los jesuitas fueron expulsados, sus edificios fueron saqueados para decorar otros establecimientos.

El Museo Histórico de la Ciuda, presenta toda esta historia y permite así el acceso a este patrimonio. También alberga una excepcional biblioteca, ya que los jesuitas hicieron traer obras de Europa sobre historia, botánica, medicina, y por supuesto teología. Tras su expulsión, este fondo estimado en 12.000 documentos fue repartido particularmente en beneficio de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires que en el 2000 los restituyó. Entre las piezas raras se encuentra una biblia del año 1645 que consta de diez volúmenes enormes escritos en siete idiomas, entre ellas en caldeo, sirio… Otra curiosidad, la antigua cripta jesuítica restaurada, situada un poco más lejos sobre Rivera Indarte.

La plaza principal de Córdoba, construida en 1577 es particularmente concurrida. Bajo los árboles centenarios, es el lugar de encuentro de los cordobeses y el punto de partida de bellos paseos a través de las calles peatonales. El cabildo colonial con sus arcadas blancas ocupa todo un lado de la plaza. En él funciona la oficina de turismo y se realizan exposiciones. A la catedral debieron construirla dos veces para finalmente terminarla en el siglo XVIII con un estilo barroco y neoclásico.

La casa del Marqués de Sobremonte tiene una bella colección exhibida en una residencia colonial bien conservada. La casa es del siglo XVIII y perteneció a uno de los últimos virreyes del Río de la Plata. Cuenta con siete patios y un espléndido balcón de hierro forjado.

Museo de Arte Religioso Juan de Tejeda, ubicado en el convento de las carmelitas, es uno de los más bonitos de su clase.

Nueva Córdoba es el antiguo barrio elegante devenido barrio estudiantil y hoy epicentro de la vida nocturna. Esta zona está demarcada por la avenida Irigoyen, el bulevar San Juan y el Parque Sarmiento, un gran parque con zoológico. Asimismo, en este barrio los aficionados al arte contemporáneo podrán visitar el Museo Emilio Caraffa.

Hoteles et estancias

Estancia El Colibri, Santa Catalina: estancia “Relais & Châteaux” sobre la ruta de los jesuitas, a unos sesenta km de Córdoba. De excepcional encanto.
Estancia La Paz, Ascochinga: una residencia histórica, de estilo del Renacimiento italiano, a unos cincuenta km de Córdoba. Diversas actividades al aire libre.
Hotel San Pedro Viejo, San Pedro Norte: antigua posada de relevo del siglo XVIII construida sobre la ruta del Alto Perú. Haras.

Transportes

Avión: el aeropuerto internacional Taravella, recibe vuelos diarios de Córdoba y Buenos Aires de distintas compañías. La ciudad también cuenta con conexiones hacia las principales capitales regionales del país (Mendoza, Santa Fe, etc.) y a los países vecinos.

Autobús: numerosos autobuses a todos los destinos. El viaje a Buenos Aires tarda unas buenas 10 horas.

Los alredores

Estancias jesuitas

Declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad junto con la Manzana jesuítica de Córdoba, estas estancias a sólo algunos kilómetros de Córdoba fueron construidas por los jesuitas para financiar y alimentar sus numerosos pensionistas de la universidad. Eran seis estancias, y hoy sólo se pueden visitar cinco, la de San Ignacio ya no existe. Frutas, hortalizas, cereales, vino, carne… todo se producía entonces localmente. También se criaban mulas, que era el medio de transporte indispensable para los intercambios del virreinato. La primera estancia fue construida en 1616 en Caroya, la última en 1687 en la Candelaria, en plena montaña. Las propiedades eran inmensas. Los cultivos los realizaban los indios, alojándose en las rancherías, hoy ya desaparecidas. Las estancias de Jesús María y Alta Gracia han realizado exhibiciones sobre la historia colonial. En estos establecimientos de producción, los padres no olvidaban su misión evangelizadora. Utilizaban esculturas religiosas muy realistas. Otra curiosidad: los servicios. Estos tocadores ultramodernos para la época, característicos de las casas jesuitas, utilizaban el agua corriente y una fosa de evacuación entre dos paredes. Santa Catalina es la más grande de las estancias que hoy día pueden ser visitadas, y es también la única que es propiedad privada. La estancia no está siempre abierta al público pero sí lo está la hermosa iglesia barroca de color blanco. No olviden visitar la estancia de Alta Gracia: ubicada en el pueblo homónimo, su museo es especialmente interesante y también podrán aprovechar para visitar el museo dedicado al Che Guevara quien ha pasado un tiempo en este pueblo para poder tratar su asma.

Sierras de Córdoba

Anteriores a la cadena de los Andes y situadas al oeste de la ciudad de Córdoba, estas antiguas montañas se subdividen en cuatro regiones. Al norte, el verdoso Valle de Punilla ofrece diversas actividades al aire libre. El pueblo de La Cumbre atrae a los aficionados al parapente. Los Terrones y Ongamira: paisajes con extrañas formas que suscitan la curiosidad de los ufólogos. Al sudoeste, en dirección a las Sierras Grandes, se atraviesa por el parque nacional El Condorito, que fue creado para proteger al cóndor des Andes, el cual llega hasta esta garganta para anidar y reproducirse. Continuando hacia el sur, se encuentra el Valle de Calamuchita: al pie del Cerro Champaqui, es un lugar elegido por los senderistas y el punto álgido de las Sierras. En verano, en las Sierras surgen las estaciones balnearias a la orilla de los ríos de límpidas aguas o de los tranquilos lagos: Villa Carlos Paz, Mina Clavero en el Valle de Traslasierra, etc.

Mar Chiquita

Este inmenso lago salado, al noreste de Córdoba, ha sido declarado Reserva Provincial. Es un verdadero paraíso ornitológico con 350 especies de aves, entre los que se encuentran: flamencos rosas, papagayos y halcones peregrinos.

Circuitos

Argentina Excepción propone estadías fuera de lo común en la región.
Estadía en les estancias de Córdoba: 12 días de encuentro con la naturaleza y con las tradiciones cordobesas en tres estancias de la región. El programa propone: conocer el trabajo de las grandes granjas ganaderas y agrícolas, encuentro con los gauchos, caminatas y cabalgatas, visita a las estancias jesuitas.

Golf por la ruta de los jesuitas en Misiones, Iguazú y Córdoba: una combinación excelente para los aficionados del swing y de la historia, rodeados de paisajes espectaculares.

Polo en Buenos Aires y Córdoba: 9 días para iniciarse o perfeccionarse en dos estancias excepcionales.