Diego Maradona, el dios del fútbol

Diego Maradona, el dios del fútbol

El mejor futbolista del planeta, verdadera leyenda en Argentina, todavía hace correr ríos de tinta.

Maradona será abuelo, Maradona en una gala benéfica, Maradona canta a beneficio de un hospital, un estadio llevará el nombre de Diego Maradona, Maradona juega un partido con el presidente boliviano Evo Morales, etc. Aunque ya retirado de los campos de fútbol desde 1997, no transcurre una semana sin que Diego Armando Maradona aparezca en los periódicos.

El mejor jugador de fútbol de todos los tiempos (puesto honorable que se disputa con el brasileño Pelé) aún disfruta de su gran fama. Haga lo que haga, no hay duda de que una leyenda siempre dará qué hablar y llamará la atención de las cámaras. Además, Maradona siempre ha alimentado las secciones de escándalos y ha manifestado sus opiniones políticas.

El Pibe de Oro

Diego Armando Maradona nació en octubre de 1960 en un barrio de chabolas de Lanús, en las afueras de Buenos Aires. Como todos los chavales, jugaba con el balón en el descampado y se hizo notar a la edad de 10 años por un reclutador que le permitió integrar un equipo de niños. Es un pequeño con mucho talento, a tal punto que llamó la atención de los medios de comunicación con sólo 12 años: “Tengo dos sueños: jugar una copa del mundo y ganarla“.

El joven prodigio tuvo sus comienzos profesionales a los 16 años en el equipo de Argentinos Juniors, en el barrio de La Paternal (cuyo estadio aún conserva su nombre) en la capital argentina. La cantidad de goles que marcó, hicieron que su equipo saliera del último puesto de la pizarra. Al año siguiente, el “Pibe de Oro” ya integraba la selección nacional y el equipo de Boca Juniors en 1981. Le ofreció el campeonato y una victoria contra el rival de siempre: River Plate.

El primer acontecimiento polémico sucedió en la Copa del Mundo de 1982, tras agredir a un jugador brasileño, el resultado fue la expulsión de la Argentina. Ese mismo año, lo compró el FC Barcelona por una fortuna. Su agitada vida nocturna comenzaba a causar jaleo y empezó a consumir cocaína. En 1984, integró el SSC Napoli: encarnaba la revancha del Sur pobre de Italia, contra el Norte rico, llevó al club a un nivel jamás alcanzado.

Diego en 1986

En 1986, fue el capitán de la selección argentina en la Copa del Mundo. Su edad: 25 años. Una copa de antología: en cuartos de final contra Inglaterra, marcó un gol valiéndose de la mano y declaró:”No lo toqué (el balón), es la mano de Dios“; ese segundo sería uno de los más bellos de la historia del fútbol (elegido como “el gol del siglo” por la FIFA). En la final contra Alemania, marcó un gol decisivo, y cumplió su sueño de llevar una copa a su país. Fue él quien ganó el Balón de Oro de ese Mundial. En la copa del mundo de 1990, fue otra vez el número diez, el que logró llevar a un equipo mediano a la final contra Alemania.

El ocaso comenzó a notarse en 1991: lo suspendieron por consumo de droga, jugó en el equipo de FC Sevilla luego regresó a Argentina en 1993, primero jugó en el equipo Newell’s Old Boy de Rosario, luego en Boca Juniors.

Una vez más fue seleccionado para el equipo de la Copa del Mundo de 1994, pero rápidamente fue expulsado por control antidopaje que resultó positivo. Ya decaído, decidió optar por retirarse en 1997, el día que cumplió sus 37 años. De todas formas ha quedado en la memoria de todos como un jugador inolvidable, un marcador de goles zurdo, fuera de lo común, y con mucho estilo y creatividad, al menos mientras no trasgreda sus propios límites.

Los escándalos

Las drogas: él mismo declaró haber comenzado a consumir cocaína, cuando se encontraba en Barcelona. En 1991, el control que se le efectuó en Italia dio positivo y fue suspendido durante quince meses. Cocaína, alcohol, tabaco, bulimia, todo tipo de excesos fueron los que condujeron a Maradona hasta el borde de la muerte. Aumentaron sus accidentes cardíacos. Aparecía en los partidos obeso (pesaba más de 120 kg con sólo 1 m 66 de altura), irreconocible, cambiante.

En 2004, luego de una alerta bastante seria, le colocaron un anillo gástrico y viajó a Cuba donde su amigo Fidel Castro, para tratar una cura de desintoxicación. Recaídas, alcoholismo, una nueva hospitalización en 2007 y un diagnóstico de hepatitis. Maradona fue trasladado a un hospital psiquiátrico, cientos de fans montaban la guardia delante de la clínica, y ya circulaban los rumores de su muerte.

En 2008, el jugador legendario parece haber encontrado un equilibrio y un cuerpo esbelto. “¿Te imaginas qué jugador hubiese sido si no hubiese consumido coca?” (en Maradona, de Kusturica).

La violencia: Maradona ha sido suspendido varias veces por sus peleas en el terreno de juego, y hasta ha sido condenado a dos años de prisión con remisión condicional por haber agredido a unos fotógrafos con una carabina.

Los hijos: Maradona tiene dos hijas con sus ex esposa Claudia Villafañe: Dalma y Giannina. Y dos demandas de paternidad: una en Italia y la otra en Argentina. En los dos casos, la justicia resolvió a favor de las madres pero Maradona se negó a conocer los niños.

La política

Maradona ha declarado estar a favor de la izquierda y extrema izquierda latinoamericana. Tiene tatuada la cara del Che Guevara en su hombro, y fue a Cuba a curarse. Ha vestido una camiseta con la inscripción “Stop Bush” y con frecuencia expresa su visión del mundo. Acompañó al venezolano Hugo Chávez y al boliviano Evo Morales contra el presidente norteamericano.

Ocupa el lugar de héroe de las clases pobres y oprimidas. En el ámbito de la política nacional, ha mantenido una cercana amistad con el ex presidente Carlos Menem y en el año 2007, apoyó la candidatura de Cristina Kirchner.

El "star system"

Luego de haber guardado sus botas de fútbol, Maradona sin embargo, no ha desaparecido de las pantallas de televisión. Entre sus hospitalizaciones y curas de desintoxicación, ha sido comentador deportivo, presentador de una emisión llamada La Noche del 10, y ha protagonizado algunas publicidades. También ha publicado su autobiografía: Yo soy el Diego y a menudo lo han invitado a los platós de televisión.

En el Festival de Cannes 2008, Emir Kusturica presentó su documental: Maradona. En 2006, otra película biográfica ya había sido realizada por Marco Risi: “Maradona, la mano di Dio“. El conocido cantante popular Rodrigo le dedicó una canción: La mano de Dios, y otros cantantes famosos también lo han hecho, entre ellos: Fito Páez (Y Dale alegría a mi corazón), Andrés Calamaro (Maradona), Charly García (Maradona Blues) e incluso La Mano Negra (Santa Maradona).

La admiración por el jugador llega al punto de la veneración. ¡Hasta existe una iglesia “Maradoniana” donde se reúnen los adeptos de la religión del fútbol y cuyo dios, por supuesto, es Maradona! Tienen sus mandamientos, sus plegarias y dos festividades: la Pascua maradoniana el 22 de junio (conmemorando el día en que marcó el gol del siglo y el de la “mano de Dios”) y la Navidad, el 30 de octubre (por el día de su nacimiento)…