Carlos Gardel, el ídolo argentino de un siglo

Carlos Gardel, el ídolo argentino de un siglo

El “Zorzal Criollo” ya era una leyenda en vida. Luego de su desaparición, consecuencia de una tragedia en 1935 en Colombia, no podía sino transformarse en un mito.

Carlos Gardel, ídolo argentino
																															

Carlos Gardel es inmortal, de hecho “cada día canta mejor“. El “Zorzal Criollo” ya era una leyenda en vida. Luego de su desaparición, consecuencia de una tragedia en 1935 en Colombia, no podía sino transformarse en un mito. Carlos Gardel tenía 44 años, se encontraba en la cima de la gloria, era cálido y seductor y adorado por el mundo entero: el cantante de tango más importante de todos los tiempos. Pasados ya los setenta años de su muerte, diferentes historias y leyendas aún rodean a este personaje excepcional.

La leyenda uruguaya de "El francesito"

Charles Romuald Gardes nació el 11 de diciembre de 1890 en Toulouse, hijo de Berthe Gardes y padre desconocido. El nombre del padre siempre ha sido objeto de estudios y conjeturas diversas. Algunos apoyaron la teoría de que el verdadero Gardel nació en Uruguay, de padres uruguayos y que éste había reemplazado de pequeño a Charles Romuald Gardes. Una tesis sin pruebas que ya casi nadie sostiene, sin embargo la leyenda es tenaz y aun hoy se pueden comprar, del otro lado del Río de la Plata, recuerdos con la leyenda “Gardel es uruguayo“.

Esta historia tiene su explicación: Gardel falsificó sus papeles de nacionalidad francesa, y pudo conseguir falsos certificados uruguayos para evitar así, ser reclutado durante la Primera Guerra Mundial. Él mismo, durante años, afirmó ser oriundo de Uruguay. Para complicar aún más la historia, realmente existió un Charles Gardes que murió en combate en 1914, era el hermano de Berthe.

Fresco de Gardel en el barrio Abasto
																  															  

El padre de Gardel habría sido un tal Paul Lasserre, de Toulouse, quien habría viajado hasta Buenos Aires algunos años más tarde, con el objeto de reconocer a sus descendientes, pero Berthe nunca lo confirmó. Otra causal más de confusión: al llegar a Argentina, Berthe Gardes declaró su estado civil de viuda y así pudo escapar a la estigmatización como madre soltera de la cual era protagonista en Francia.

En marzo de 1893, Berthe Gardes, planchadora de 27 años de edad, se embarcó junto con su hijo rumbo a la Argentina. Llegó a Buenos Aires para unirse al raudal de inmigrantes con la esperanza de llevar una vida mejor. Se instalaron en el Abasto, barrio popular y en donde se encontraban los mataderos. Para ayudar a su madre, el niño buscaba monedas en los cafés del lugar.

Así descubrió el mundo de los “payadores”: cantantes populares que improvisaban con la guitarra, soñaba con poder cantar. Charles Gardes se transformó en Carlos Gardel.

Adaptación cinematográfica, 1934
																															

A dúo con José Razzano, el “Morocho del Abasto” comenzaron a obtener algo de notoriedad con la música folklórica en 1911-1912, y luego en lugares más prestigiosos como el cabaret Armenonville.

En 1917, incluyeron algunos tangos a su repertorio. Gardel cantó Mi Noche triste, y fue todo un éxito. El dúo llegó a ir al extranjero y Gardel obtuvo el título de “inventor” del tango cantado. En 1928, Paris le rindió homenaje a Gardel, ya cantando como solista, y la alta sociedad de Buenos Aires aceptó finalmente este género musical nacido algunos años antes en los bajos fondos. Filmó varias películas para los estudios Paramount en Joinville, y en 1932 comenzó a trabajar junto a Alfredo Le Pera, quien sería luego su gran libretista.

Ilustración de Carlos Gardel
																  															  

Gardel cuidó su imagen de seductor de voz suave y de canciones melancólicas. Sin embargo, su vida sentimental también fue un verdadero misterio. Se le atribuyeron pues, desde una larga relación hasta un matrimonio secreto con una tal Isabel del Valle. En público, Gardel jamás ha reconocido relación amorosa alguna, lo que trajo como consecuencia, todo tipo de rumores: que era impotente, homosexual, proxeneta, etc. Con regularidad aparecen supuestos hijos o nietos del cantante. En su testamento, afirmó ser Charles Romuald Gardes, llamado Carlos Gardel, nacido en Toulouse en 1890, hijo de Berthe Gardes, soltero y sin hijos.

Los misterios del accidente de Medellín

En 1935, Gardel inició una gran gira por América. Pasó el comienzo del año en Nueva York, filmó dos películas y grabó varios discos, y la canción Guitarra Mía, sería la última. El 24 de junio, en la pista del aeropuerto de Medellín, en Colombia, su avión chocó contra otro. La carlinga se incendió y sólo hubo tres sobrevivientes. Una teoría sostiene que una discusión que terminó con un disparo de revolver dentro del avión, fue el origen de la tragedia, además, ésta se justifica con la bala encontrada en el cuerpo calcinado del ídolo. Esta bala, la había recibido en 1915, luego de una pelea. Otra leyenda narra que Gardel sobrevivió al accidente, y que permaneció escondido en Colombia todo desfigurado… Los testimonios dudosos de los sobrevivientes nunca permitieron aclarar con certeza las circunstancias del drama.

Fresco de Carlos Gardel en Buenos Aires
																  															  

Los restos de Gardel tardaron en regresar al “Buenos Aires querido“. El cortejo fúnebre primero pasó por Colombia, Nueva York, Río, Montevideo para llegar, por último, al cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires, acompañado de la música de su canción más bonita: Silencio. Una gran estatua del “Zorzal criollo” con una amplia sonrisa se erige en su tumba. El cigarrillo que el cantante lleva en su mano está siempre encendido. Numerosas placas cubren el panteón: homenajes de todo el mundo y agradecimientos por haber realizado “milagros”.

Para leer:
El sitio del maison-musée de Carlos Gardel